septiembre 08, 2020 5 Tiempo de lectura aprox

Hace unos años atrás, cuando estaba cursando mi internado clínico, me acuerdo patente que mi hermano mayor me comentó, que fue a hacerse una RNM lumbar de control y que su hernia se había “reabsorbido”. En ese entonces, le pregunté a mi profesor guía, y no manejaba dicha información. No quiero que les pase lo mismo, quiero que entiendan que efectivamente SI pasa, solo que ahora está respaldado con evidencia científica el proceso mismo que ocurre y las posibles explicaciones de éste. Siendo una lesión de gran prevalencia a nivel mundial, es que este fenómeno podría ser la explicación de la resolución espontánea de gran parte de la sintomatología de manera brusca. Comencemos.

Hoy en particular, usaremos como respaldo un estudio realizado por Cunha & cols. (2018).
A modo introductorio, el fenómeno de regresión espontánea,viene a ser el evento en que el disco herniado, ya sea extruido o secuestrado (tercer y cuarto dibujo respectivamente, letra D), es reabsorbido hacia el interior del disco intervertebral. Este proceso, se puede dar de manera parcial o completa.
En ambos casos, puede gatillar la desaparición en gran parte (si no en su totalidad) de los síntomas en el paciente y una disminución en la herniación del disco en estudios imagenológicos.



Lo que aún no está claro, es el mecanismo de este fenómeno y el desarrollo de métodos que permitan predecir la probabilidad de esto en la práctica clínica. Es por ello, que la evidencia actual relacionada con este tema, intenta descifrar dicha incertidumbre. Es por eso, que estamos acá!.

Actualmente, el método mas utilizado para confirmar la regresión de un disco herniado, es la RNM (Resonancia nuclear magnética). Con este mismo, se ha comprobado que el % de discos que “regresan”, son en su gran mayoría discos secuestrados por sobre los extruídos.
                               

Dentro de las teorías actuales que se manejan, se menciona que el paso inicial para que se dé el fenómeno de regresión, es que el núcleo pulposo extruido o secuestrado se ponga el contacto con los capilares sanguíneos epidurales, producto de la ruptura del Ligamento Longitudinal Posterior (LLP). Posterior a ello, se gatillaría una respuesta de neovascularización en la zona y la llegada de células del sistema inmune que se encargarían de hacer “desaparecer” esta porción del disco extruida o secuestrada, induciendo el retorno de éste al interior del disco intervetebral.

Actualmente, hay 3 teorías de este fenómeno:

  1. El núcleo pulposo extruido/secuestrado se deshidrataría y encogería una vez expuesto al medio externo, es por ello que la señal de éste en la RNM “desaparecería”.

  2. La tensión aplicada por el LLP generaría la retracción del disco herniado a su posición de origen, siempre cuando no sea una hernia extruida o secuestrada, ya que en éstas generalmente el LLP se rompe.

  3. Ultima teoría y la que tiene mas respaldo científico. Se gatillaría la regresión de la hernia debido a una degradación enzimática y fagocitosis inducida por una reacción inflamatoria y de neovascularización. La respuesta inflamatoria-autoinmune se generaría debido a que cuando el núcleo pulposo se extruye del disco, se pone en contacto con el espacio epidural y es reconocido como algo “ajeno” o una injuria.
Se postula que tanto un mecanismo, como los tres, pueden darse simultáneamente en un individuo para la regresión de la hernia.



Siendo la teoría 3 la con mas respaldo, aquí vamos.

El protagonista en esta película, serían, entre otros, los Macrófagos. Estas estructuras, entre otras, serían las encargadas de absorber el disco herniado, fagocitarlos y con las enzimas degradadoras de colágeno propias del macrófago, degradarlo.

Del otro lado de la vereda, tenemos a los DIV (discos intervertebrales). Estos tienen la siguiente particularidad; Son una de las pocas zonas de nuestro cuerpo que son “aisladas” de nuestro sistema inmune. A lo que me refiero, es que ninguna molecula ni sustancia secretada por el sistema inmune, puede penetrar dentro del DIV, ni viceversa. Perdón, está densa la cosa.

Por otra parte, debido a la la presencia del Ligando Fas (FasL), es que el DIV permite resistir una invasión de células del sistema inmune debido a que FasL genera una apoptosis de las células inmunitarias. Esta limitancia entre el DIV y su entorno, está limitada por la “barrera fisiológica” que les acabo de describir. Esta teoría del “privilegio inmunitario” del DIV, sería la base para esta teoría numero 3.

Pero, ¿qué pasa cuando el disco se hernia?, al exponerse el núcleo pulposo del disco, una molécula propia del sistema inmune “interno” del disco, el monocito quimioatractor proteínico (MCP-1), al ponerse en contacto con las sustancias del sistema inmune “externo”, como lo son los monocitos, macrófagos y linfocitos, es que estas sustancias inflamatorias gatillarían el inicio de la regresión del disco a su sitio de origen.



¿Y por donde viajan los macrófagos y monocitos?, por los capilares sanguíneos, por eso la presencia de neovascularizacion o angiogénesis.

A modo de conclusión, y como lo avala la evidencia, esta vendría a ser la teoría que más respaldo científico tiene de cual podría ser la explicación del por qué se dé este fenómeno de la regresión de hernias de columna vertebral. A pesar de esto, hay que ser enfáticos en que faltan estudios para darle mas sustento, pero al parecer, ya sabemos hacia donde marca el norte la brújula. Nos vemos!



                                                                                            Diego Paraud, 
                                                                                Kinesiólogo y Head Coach,
                                                                                             Healthy Fit

                                                                      
                                                                          Descarga el artículo científico aquí

Bibliografía:
1.  Cunha, C., Silva, A., Pereira, P., Vaz, R., Gonçalves, R. and Barbosa, M., 2018. The inflammatory response in the regression of lumbar disc herniation. Arthritis Research & Therapy, 20(1).                 




Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.