0

Tu carrito está vacío

julio 01, 2020 4 Tiempo de lectura aprox

Actualmente y desde hace varios años, es que el sedentarismo, viene a ser una de las principales causas de muerte a nivel mundial según la OMS (organización mundial de la salud) en sus últimos 5 reportes anuales, junto con el hábito tabáquico y el exceso de azúcar. Asimismo, es que esta misma entidad estableció que uno de los principales desafíos a nivel mundial en el ámbito de salud, es intentar disminuir los indices de las variables que les acabo de mencionar, que ya hace algunos años, ya pasaron a clasificarse como factores de riesgo. Así es como, lamentablemente, es muchos países a nivel mundial, naces y empiezas a pavimentar tu camino hacia la tumba.



La cuarentena que se ha decretado a nivel mundial probablemente ha exacerbado aún mas los factores de riesgo ya mencionados, esto debido principalmente a que nuestras distancias de desplazamiento disminuyen, los niveles de ansiedad afloran y tenemos el refrigerador a nuestro lado. Es así, como terminamos por alterar aún más, nuestro estilo de vida. Claramente, todo esto es una bomba de tiempo para nuestro metabolismo, alterando el ritmo de funcionamiento "normal" a nivel sistemático de nuestro cuerpo, lo que nos somete en un contexto de riesgo inminente. La pregunta es, ¿cómo salimos del riesgo?. A continuación se los explico.


El día de hoy, hablaremos de un estudio observacional-longitudinal (Se realiza la medición de una variable y la variación que sufre esta en el tiempo en múltiples mediciones) realizado por Stamatakis E. Et al (2019), que tiene como objetivo graficar la relación que hay entre las horas diarias sentado con el riesgo de mortalidad (Alteraciones cardiovasculares principalmente) y por otra parte, analizar como la actividad física de moderada-alta intensidad, levantarse de la silla. caminar o dormir y como estos podrían influir en el riesgo de mortalidad. Finalmente, una vez obtenida la relación mortalidad-actividad física, relacionar esta con las cantidad de personas fallecidas de la muestra durante un seguimiento de 8-9 años, y la causa de los fallecimientos.

La muestra analizada fueron 149.077 sujetos, entre hombres y mujeres, mayores de 45 años.
En esta primera tabla, se clasificó la muestra por la cantidad de horas diarias sentados (0-4 horas diarias sentados, 4-6 horas diarias, 6-8 horas diarias, 8+ horas diarias) y la distribución de todos estos individuos según ciertas variables demográficas, conductuales/hábitos diarios, estado de salud, entre otros. 

Tabla N°1
 *(BMI = índice de masa corporal; MVPA = Actividad física de moderada-alta intensidad).


Siguiendo con la muestra, en el siguiente gráfico se observa a los individuos divididos según la cantidad de actividad física que realizan de manera semanal y también según la cantidad de horas diarias que están sentados (-4 h, 4--6h, 6-8h y +8h), y como estas dos variables, se asocian con riesgo de mortalidad de cualquier índole (hazard ratio).




Como se observa, se genera una tendencia de tener un mayor hazard ratio (riesgo de mortalidad), a medida que los individuos destinan de manera semanal menos minutos a ejercicio de moderada-alta intensidad. Cabe destacar que es un tendencia que se observa en todos los grupos, con mayor énfasis en el grupo de 8+. Misma tendencia se logra apreciar en el gráfico siguiente, que corresponde a las causas cardiovasculares de muerte.




Momentáneamente, podemos establecer que compensar las horas sentado con caminata y ejercicio de alta intensidad, sería la medida mas efectiva para disminuir las consecuencias y el riesgo de mortalidad que implicaría estar de manera prolongada sentada, sobre todo en el grupo de 8+ horas.

Paralelamente, en la tabla a continuación, se observa como una hora adicional de estar sentado (7 horas o mas), aumentaría el riesgo de mortalidad de origen cardiovascular. Esta hora adicional fue significativa mayoritariamente significativa en el grupo de que menos tiempo le destinaba a realizar actividad física, manteniendo la tendencia que se acaba de mencionar mas arriba.



A modo de conclusión, se puede determinar a mayor tiempo de estar sentado durante el día y a menor tiempo de actividad física, el riesgo de mortalidad de cualquier índole y de origen cardiovascular, aumenta considerablemente. Por otra parte, en el seguimiento de 8-9 años, se registraron 8.689 muertes (1.644 de causa cardiovascular) de los sujetos de la muestra.

A modo de recomendación, es que les sugiero que si quieren por empezar a moverse físicamente, partan por pequeños cambios, por ejemplo, si vivo en departamento, subir por las escaleras en vez del ascensor. Si hacen actividad física pero no de manera regular, el día domingo planifiquen su semana de manera realista que días harán actividad física para que se organicen y coordinen los tiempos. Si quieren empezar a moverse, pero nunca han hecho ejercicio de manera regular, idealmente que se asesoren por profesionales, de modo que el cuánto y cómo estén debidamente dofisicados y haya un por qué para cada variable.

Levántate y muévete!



                                                                             Diego Paraud,
                                                                   Kinesólogo y Head Coach,
                                                                               Healthy Fit



                                                             Descarga el artículo científico aquí
Stamatakis, E., Gale, J., Bauman, A., Ekelund, U., Hamer, M., & Ding, D. (2019). Sitting Time, Physical Activity, and Risk of Mortality in Adults. Journal of the American College of Cardiology, 73(16), 2062–2072.

Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.