0

Tu carrito está vacío

mayo 25, 2020 4 Tiempo de lectura aprox

Constantemente escuchamos lo importante que es hacer ejercicio físico dados los múltiples beneficios que trae para nuestra salud. De hecho, lo primero que siempre les pregunto a mis pacientes es si hacen algún tipo de actividad física; siempre recalcando y recomendando esta práctica dada la importancia para nuestra salud. Esta recomendación es una gran estrategia que utilizamos distintos profesionales para prevenir y promocionar la salud tanto en el ámbito físico como psicológico, pero ¿Cuáles son los beneficios que trae hacer ejercicio físico, más allá de vernos bien?, ¿Realmente me voy a sentir mejor si hago ejercicio? Estas son algunas de las preguntas que abordaremos y responderemos en el siguiente artículo, de cómo el ejercicio físico impactaría en nuestro bienestar psicológico, calidad de vida y tratamiento de afecciones mentales.

 

En primer lugar, Chekroud, et al. (2018) en su investigación sobre el ejercicio físico y la salud mental, destacan que el ejercicio físico trae grandes beneficios en la salud general; disminuyendo los índices de mortalidad, la regulación del estrés y el riesgo de tener una enfermedad cardiaca, obesidad, infarto y/o cáncer. Paralelamente, en cuanto a la salud mental y ejercicio, se intervino de manera transversal una muestra de 1.237.000 personas en USA, dividiéndolos en dos grupos, uno que se sometían a ejercicio físico, y otros que no y la salud mental de estos. Es así, que se determinó una estrecha relación entre ejercicio físico y la salud mental; las personas que hacían ejercicio físico(1-5 días) a la semana, 30-40 minutos en promedio, tenían mejor salud mental que quienes no realizaban ejercicio.

Un año antes, Paramio, et al. (2017) ponen sobre la mesa su investigación, en la cual estudiaron cómo el ejercicio físico repercutía en la calidad de vida en estudiantes universitarios, en los cuales determinaron que era un factor clave para inducir una mejor calidad de vida y así en el estado psicológico, y paralelamente, una mejora en el estado físico.  La dosificación del ejercicio que se recomendó, fue de intensidad moderada y mantenerse por un mínimo de 20 minutos, tres días a la semana de manera alterna (día por medio).Estos ejercicios deben desarrollarse de manera progresiva y adaptarse a las características iniciales de la persona y su posterior evolución. Es importante que te asesores, no todos los ejercicios son para todos.

En complemento, Torales, et al. (2018), demostraron que, a nivel psicológico, realizar ejercicio puede ser una importante herramienta para manejar síntomas de estrés, depresión, ansiedad, entre otros. Múltiples investigaciones han demostrado que el ejercicio físico, sería una gran estrategia preventiva e incluso, una herramienta mas de tratamiento para trastornos mentales como en la depresión leve a moderada, trastornos de ansiedad, trastornos de la imagen corporal, relacionados a discapacidad, esquizofrenia, entre otros.


Después de revisar dichos estudios, les dejo una gráfica con información más esquemática y resumida que les permitirá de manera continuar en su proceso entender y asimilar lo importante que es el que hagas ejercicio, que te muevas.

(Torales, et al., 2018). Imágenes extraídas de: https://www.canva.com

 

En la misma línea, Mental Health Foundation (2013) en su reporte describen que realizar ejercicio físico, tiene un impacto en la salud de nuestro cerebro, por ejemplo, se ha encontrado que impacta en diferentes áreas de este que involucran funciones como la memoria, el movimiento, la capacidad de tomar decisiones, solucionar problemas y planear algún movimiento. Es interesante ver cómo el ejercicio influye sobre la biología de nuestro cuerpo y no sólo actúa a nivel físico.

Ahora bien, también tiene un efecto positivo en las interacciones sociales ya que provee oportunidades para conocer e interactuar con otras personas; diversos estudios han demostrado que tener contactos y buenas relaciones sociales son factores promotores y protectores para el bienestar general y la salud mental. Y también, sobre nuestra cualidad como seres sociales, es decir, en nuestra relación con los demás, qué mejor!


A modo de resumen, las tres investigaciones concuerdan en la relevancia de realizar ejercicio físico para cuidar de nuestra salud general y calidad de vida. Esto se fundamenta en que el ser humano es una dualidad mente y cuerpo, y las interacciones entre ambos tienen una repercusión determinante en la salud física y mental de todas las personas. Asimismo, se recalca la importancia de que este ejercicio debe ser regular y cumplir con las características mencionadas en el presente artículo para que tenga una real repercusión en la calidad de vida y bienestar psicológico de la persona.

Finalmente, les recalco la importancia de que se asesoren por un profesional para sacarle el mayor provecho al tiempo invertido que implica el entrenamiento y, asimismo, que estos sean ajustados a sus capacidades y progresos.
 

Sigue moviéndote, te servirá para tu salud física y mental, y te recuerdo que no postergues  tu bienestar personal y calidad de vida.


Javiera Dueñas Bravo,
Psicóloga
@psicoeduca_cl



A continuación, les dejamos los artículos científicos:
Artículo 1
Artículo 2
Artículo 3
Artículo 4


Chekroud, S., Gueroguieva, R., Zheutlin, A., Paulus, M., Kramhols, H., Krystal, J y Chekroud, A. (2018).
Association between physical exercise and mental health in 1-2 million individuals in the USA between 2011 and 2015: a cross sectional study. Lancet Psychiatry, 5, 739-746.

Mental Health Foundation. (2013). Let’s Get Physical. The impact of physical activity on wellbeing. Recuperado de: https://www.mentalhealth.org.uk/publications/lets-get-physical-report

Paramio, A., Gil-Olarte, P., Guerrero, C., Mestre, J., y Bozal, R. (2017). Ejercicio físico y calidad de vida en estudiantes universitarios. International Journal of Developmental and Educational Psychology, 2(1), 437-446. 

Torales, J., Almirón, M., González, I., Gómez N., Ortiz, R e Ibarra, V. (2018). Ejercicio físico como tratamiento adyuvante de los trastornos mentales. Una revisión narrativa. An. Fac. Cienc. Méd. (Asunción), 51(3), 27-32.
 

 


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.